Salomon Sense Ultra 3 SG en la Salomon 4 Trails: Toma de contacto.

Logo_S4T

La Salomon 4 Trails es una carrera por etapas que, saliendo de la localidad alemana de Garmisch, atraviesa Austria, hasta desembocar en Samnaun, pequeño núcleo urbano perteneciente a Suiza, enclavado en un recóndito rincón del valle de Engadin. El reto supone superar nada menos que 160 kms. de distancia con un desnivel positivo acumulado de 10.000 mts. divididos en cuatro etapas en las que se obtiene, de media, prácticamente un maratón diario. Cifras redondas y una variedad y exigencia del terreno que nos han parecido idóneas para poner a prueba, tanto prestacional como de longevidad, uno de los modelos más punteros de Salomon, las Sense Ultra 3 SG.

Profile_S4T

Con carácter previo a su utilización en la prueba, decidimos realizar un rodaje de toma de contacto, a fin de absorber un poco las sensaciones que este modelo desprende, así como verificar, en la medida de lo posible, la idoneidad de su suela y protección del pie para poder afrontar el reto que teníamos por delante. Con este propósito elegimos una ruta corta (de apenas 4 kms. con 350 mts. de desnivel positivo) en el pequeño estado de Liechtenstein, donde el barro, las raíces, la hierba y pequeños tramos de roca húmeda eran los principales protagonistas.

SenseUltra3SG1Al calzárnoslas no nos ha sorprendido su sensacional ajuste. Acostumbrados como estamos a las Sense Ultra originarias, sabíamos que estas también las sentiríamos como un guante. La mayor diferencia en este aspecto respecto a las Sense Ultra “a secas” radica en el bolsillo de la lengüeta destinado a guardar el cordón sobrante, ya que en las SG se ha optado por el sistema tradicional de apertura por abajo. Lo cierto es que el sistema de las primeras Sense no nos disgustaba en absoluto y desconocemos el motivo del cambio.

De todos modos, lo importante no era ésto, sino comenzar a sentir lo que la agresiva suela de prominentes tacos en forma de chevron transmite. Nuestra mayor preocupación, más allá del agarre de su suela, era la de verificar que la protección de la planta se mostrara sufiente para protegernos convenientemente frente a las irregularidades del terreno y las piedras. No en vano, serán etapas largas y este apartado deviene crucial.

Nos ponemos en marcha ascendiendo directamente una loma de hierba de acusado desnivel. SenseUltraSG2Aun siendo complemente nuevas, el ajuste se mantiene perfecto e inalterable durante la subida. Pronto enlazamos con un camino de tierra y piedras en el que tan solo necesitamos transitar sobre él apenas unos metros para darnos cuenta de que la suela de este modelo no tiene nada que ver con la de las Sense Ultra “a secas”. Los prominentes tacos en solidaridad con la placa Profeel hacen un binomio perfecto. La sensación del terreno es la justa y necesaria, no se percibe apenas merma en la flexibilidad y adaptabilidad al mismo y la protección que brinda de nuestros metatarsos es sensacional. A la altura de las Sense Mantra/Pro o incluso superior. De todos modos, estamos ascendiendo levemente. Veremos a la vuelta, en suave descenso, si se mantienen las sensaciones.

SenseUltraSG3Tras sumar algo más de desnivel, nos internamos en una zona de bosque en la que el camino se transforma en un single-track de tierra húmeda, cubierto frecuentemente por resbaladizas raíces y salpicado de rocas de tamaño medio que, al estar mojadas, no generan mucha confianza. Como era de esperar, la tracción se muestra sensacional sobre la tierra húmeda. Por su parte, al pisar sobre las raíces, la suela resbala mucho, como es natural e inevitable, aunque en ocasiones los huecos existente entre los prominentes tacos hace que las raíces de menor tamaño se acoplen en estos huecos y nos permita avanzar. Antes de llegar a nuestro objetivo (un pequeño y acogedor refugio no guardado), atravesamos una plataforma de madera mojada, así como nos vemos obligados a realizar alguna pisada ocasional sobre rocas irregulares también mojadas. En ambos casos comprobamos que hemos de ir con tiento ya que, sobre estas superficies, el compuesto Contagrip relativamente duro de las SG ofrece un agarre un poco justo.

Una vez en el refugio, toca ver qué tal se comportan en el descenso. Desde que nos las hemos calzado no hemos acumulado un solo metro negativo y ahora llega el momento.

Refugio

Lo primero que agradecemos es su horma estrecha, al cual nos permite maniobrar con fluidez y colocar el pie en todos los apoyos posibles, incluso los más pequeños con precisión milimétrica. Ello facilita que esquivemos con eficacia las raíces y demás zonas en las que es fácil llevarse un susto.

SenseUltraSg4Sobre la tierra húmeda los tacos se clavan con contundencia. No dan opción a que resbalemos lo más mínimo, ni siquiera cuando el apoyo lo realizamos lateralmente. A su vez, el ajuste del pie dentro de la zapatilla se mantiene inalterable, tal como ya nos tenía acostumbrado la primera edición de las Sense Ultra. Todo ello nos permite descender con gran fluidez y confianza por el delicado terreno que estamos afrontando. También es buena noticia el hecho de que en ningún momento nuestra fascia se ha resentido. La sentimos perfectamente protegida y, realmente, nos reafirmamos cuando de nuevo hemos de cruzar por el camino salpicado de pequeñas piedras.

Finalmente decidimos afrontar la fuerte pendiente SenseUltraSG5de la loma de hierba en descenso a fin de llevar al límite la sujeción del pie dentro de la zapatilla y comprobar la efectividad de sus tacos en esta superficie.

Tras darles un “10” en ambos apartados, concluimos la toma de contacto convencidos de que las Sense Ultra 3 SG nos ofrecerán garantías más que razonables para afrontar con éxito la exigente Salomon 4 Trails. Continuará 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *