Salomon S-LAB Light Jacket. Ligera como el viento.

Seguro que hemos visto este cortavientos protegiendo a muchos (si no todos) los corredores el equipo Salomon en múltiples ocasiones. ¿Qué tiene la S-Lab Light Jacket para ser, quizás, su chaqueta cortavientos más popular?

Pues lo cierto es que es una prenda, en apariencia, muy sencilla. Un cortavientos que no dispone de membrana alguna, ni cuenta con bolsillos ni costuras termoselladas y que, en talla M tan solo pesa 63 grs. ¿Dónde está su secreto?

Light1Pues precisamente su bajo peso y alta compresibilidad la hacen muy apetecible para acometer competiciones en las cuales deseamos afinar con el peso y queremos que abulte lo menos posible de cara a poder alojarla en una riñonera o mochila que, a buen seguro, también será de contenidas dimensiones.

Pero, ¿sus prestaciones son suficientes para protegernos de las inclemencias que nos podemos encontrar en una carrera o entrenamiento? En esto precisamente nos hemos centrado de cara a clasificar su uso más adecuado.

Para comenzar, indicamos que la prenda, tal como se puede intuir, es claramente minimalista. Nada de bolsillos, cremalleras extra, capucha ni velcros que puedan significar un aumento de peso. Ni siquiera logos termosellados, sino que ambas serigrafías se encuentran pintadas en el propio tejido y por no tener, no tiene ni reflectantes (tan solo alguna pequeña costura está confeccionada con un hilo que ofrece una leve capacidad para reflejar la luz). La Salomon S-Lab Light Jacket consta tan solo de una cremallera central (también de reducidas dimensiones, puños y bajos con terminaciones parcialmente elásticas y un tejido principal, semi transparente, dotado de la tecnología Clima Wind Pro y Active, el cual, como hemos comentado, no dispone de membrana. Aun así se anuncia como de solvente capacidad para cortar el viento, así como altamente transpirable y resistente a los desgarros.

Light2

Conscientes de que no es ni está pensado para ser el cortavientos en el cual delegar toda la responsabilidad de protegernos en caso de acometer retos de larga distancia (entre otras cosas porque no pasaría el control de material obligatorio al no contar con capucha, membrana ni costuras selladas), hemos procedido a llevarlo a lo que consideramos su límite de utilización.

La prenda en sí tiene una incuestionable utilidad y, dado el peso y escaso volumen que supone su transporte, no hay excusa para no llevarla con nosotros en múltiples ocasiones como:

  • Línea de salida y primeros kilómetros de carrera de montaña de corta/media distancia con frío o lluvia débil.
  • Entrenamientos/competiciones de corta/media distancia en los que sabremos que puntualmente estaremos expuestos a zonas venteadas que pueden comprometer nuestra termo regulación (ejemplo).
  • Segundo cortavientos exigido en no pocas pruebas de larga distancia.
  • Cortavientos para zona de meta en carreras de Kilómetro Vertical.
  • Entrenamientos nocturnos con algo de frío y/o viento.

Y ¿Qué ofrece Salomon con la S-Lab Light Jacket que la hace ser tan exitosa? Pues ni más ni menos porque cumple con lo que ofrece con gran solvencia. Si queremos ligereza, tenemos una de las opciones más livianas del mercado. Su compresibilidad tampoco ofrece lugar a dudas (aunque echamos de menos un pequeño bolsillo integrado que, más que para llevar cosas en él, sirva para guardar comprimido el propio cortavientos). De todos modos, en el siguiente vídeo os mostramos un par de opciones de transporte bastante interesantes y que reflejan claramente su grado de compresibilidad:

Su patronaje es bastante acertado. Se ajusta plenamente al cuerpo sin estrecheces y sin hacer grandes bolsas permitiendo, a su vez, ser colocado por encima de la riñonera e, incluso, de la mochila (si esta no es de elevadas dimensiones). A su vez, las terminaciones elásticas se muestran suficientes para lograr su cometido, evitar la entrada de aire por las mangas y por los bajos. También su cuello, por altura y amplitud, nos ha parecido óptimo para mantener una adecuada protección de esa zona sin comprometer la comodidad. Aunque la solapa de la parte superior de la cremallera no  la envuelve plenamente, en ningún momento hemos experimentado incómodos roces de nuestro cuello con la misma.

En marcha:

En cuanto a sus prestaciones, éstas son las que cabe esperar de una prenda destinada a protegernos con efectividad del viento y levemente de la lluvia, manteniedo un grado de transpirabilidad elevado. El primer objetivo lo cumple con solvencia. En condiciones de viento, supondrá una estimable diferencia llevarlo puesto, ya que mitigará en gran medida la sensación térmica de frío producida por el viento. Al respecto, es necesario light4hacer dos apreciaciones. Por una parte, hemos de tener presente que no es una prenda de abrigo. Tan solo incrementará nuestro confort térmico gracias a cortar el viento y al hecho de llevar una finísima (y traslúcida) capa por encima de nuestra ropa. Por otra parte, si estamos sudando con profusión y llevamos camiseta de manga corta o sin mangas, al colocarnos la chaqueta cortavientos, el tejido de la S-lab Light Jacket se pegará a nuestra piel en esas zonas, perdiendo en parte su eficacia. De todos modos, la alta transpirabilidad de la prenda y la acción del viento harán que ese sudor se evapore con suma rapidez. En todo caso, la mejor experiencia, sin duda, es llevar una primera capa de manga larga por debajo de la Light Jacket. Por otra parte, también hemos de tener presente que no es una prenda diseñada para protegernos de la lluvia. Su tejido no absorbe el agua pero tampoco la repele y sus costuras no están selladas en absoluto. Si la lluvia es débil y de corta duración, nos proporcionará protección suficiente y, una vez la lluvia cese, se secará con suma rapidez. Distinto es el caso de lluvia pertinaz o de alta intensidad, ya que aquí acabaremos totalmente empapados con la penalización de que su tejido, al estar mojado, lo notaremos bastante frío en caso de estar en contacto con nuestra piel.
 light8
En definitiva, la S-lab Light Jacket tiene una finalidad definida, que no es otra que la proporcionarnos una protección suficiente bajo unas eventualidades de duración determinada muy habituales en nuestros entrenamientos y competiciones, pero no debemos cometer el error de delegar en esta prenda la responsabilidad de brindarnos las prestaciones requeridas en situaciones más extremas o de larga duración.

Durabilidad:

light6En este aspecto la Salomon S-Lab Light Jacket nos ha sorprendido gratamente. Algo tan fino y liviano, destinado a la competición no suele ofrecer demasiada resistencia al uso intensivo. Sin embargo, el tejido Clima Wind de este producto S-Lab se ha mostrado inalterable tanto en apariencia como en prestaciones tras numerosas compresiones en bolsillos minúsculos, soportando mucho tiempo mojada, sudada,…vamos…maltratada... A su vez, su resistencia al desgarro y sufrir desgaste por rozamiento es realmente alta para una prenda tan fina. Su mayor ventaja es que, dado lo deslizante de su tejido, tampoco será fácil que una rama se enganche en él, sino que, más bien, resbalará sobre el mismo, sin provocar el temido desgarro. En todo caso, tal como hemos comentado, en caso de engancharse algo en su tejido, la resistencia al desgarro que ofrece la Light Jacket es muy elevado. A ello hay que sumar que las costuras de esta chaqueta, aunque, tal como hemos comentado, no están selladas, sí están altamente reforzadas, con lo que aguantan sobradamente fuertes tirones.
Finalmente, tanto la cremallera como el tirador de la misma ofrecen, como las restantes partes de la prenda, un buen compromiso entre ligereza, escaso volumen y robustez. Un detalle a agradecer es que no se ha escatimado en cuanto a dimensiones del tirador, lo que facilita la manipulación de la cremallera incluso cuando portamos guantes.

Conclusiones:

Disponer de un cortavientos ligero nos ha parecido siempre muy recomendable. No solo nos hará light7un buen servicio en numerosas situaciones, sino que, además nos permitirá disfrutar mucho más que con una chaqueta impermeable que, sin duda, ofrecerá una protección más contundente, pero que, en ocasiones, puede antojarse excesiva y siempre será más aparatosa y significativamente menos transpirable. Con un cortavientos ligero se cumplirá la finalidad que precisamos y, a su vez, mantendremos un nivel de confort de marcha muy elevado.
Nuestra conclusión respecto a este producto de la gama S-Lab es que, dentro del ámbito de uso comentado, ofrece prestaciones propias de la competición con un grado de durabilidad por encima de la media de lo que cabe esperar de una prenda de estas características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *