Mio LINK y Mio ALPHA. ¿Adiós a la cinta pectoral? (I)

La firma Mio, aparte de suministrar su tecnología de lectura de ritmo cardíaco a través de lector óptico a varias marcas tales como TomTom y Adidas, ofrece actualmente dos productos propios que, aparte de incorporar su conocido sensor, nos brindan una serie de utilidades y opciones de conectividad que pueden resultar muy interesantes.

Mio1

En esta primera parte de la prueba, analizaremos ambos productos, explicando sus características principales y explorando sus prestaciones conectados a relojes GPS de uso extendido en la práctica del trail running. En un segundo capítulo de la prueba, que publicaremos próximamente, procederemos a desgranar la parte “mobile” de ambos productos, analizando la aplicación nativa (Mio GO) así como las más populares del universo mobile. También en esta segundo capítulo verificaremos el funcionamiento de ambos productos a la hora de utilizarlos conectados a smartphones compatibles y os mostraremos cómo se desenvuelven bajo el agua.

La pulsera Mio LINK

En la presente prueba, primeramente, analizaremos la pulsera Mio LINK. Este dispositivo cuenta con una luz led que cambia de color en función del rango de pulsaciones en el que nos encontremos en cada momento. Dicho rango será configurable a través de la aplicación Mio GO.

Al respecto de esta aplicación hemos de tener en cuenta varias premisas. La primera es que se trata de una aplicación solo disponible para dispositivos móviles (teléfono móvil o Tablet) y que, para su conectividad ha de disponer de tecnología Bluetooth Smart. Modelos de iPhone anteriores al 4S no serán compatibles, así como sistemas operativos de Android inferiores al 4.4 (aunque el teléfono o tablet en cuestión disponga de conectividad Bluetooth Smart). A su vez, advertimos que dicha aplicación no se ha desarrollado para Windows Phone. Esto es algo que resulta importante conocer si deseamos utilizar la pulsera como dispositivo único a través del cual monitorizar, mediante el color que arroja la luz led, nuestra zona de ejercicio.

IMG_20140905_182013En todo caso, dándole solo este uso (que no deja de ser interesante), no estaremos explotando la mejor funcionalidad que esta pulsera nos ofrece. Esta no es otra que la transmisión de la frecuencia cardíaca a nuestro pulsómetro, haciendo totalmente prescindible con ello, la clásica cinta pectoral. La buena noticia es que, en este caso, la pulsera Mio LINK transmite a través de la comentada tecnología Bluetooth Smart, pero también cuenta con la más extendida hasta la fecha conectividad Ant+. Esto abre el espectro de dispositivos compatibles significativamente.

En Trackintrails hemos procedido a probar el funcionamiento de la pulsera Mio LINK en combinación con los siguientes dispositivos:

– Garmin 910XT (conectividad Ant+):

Para comenzar los tests, procedimos a realizar un entrenamiento portando el GPS en una muñeca y la pulsera Mio LINK en la otra. Aunque inicialmente la detección de la información transmitida por la pulsera por parte del GPS de muñeca se desarrolló con normalidad (ver vídeo), durante la ejecución del ejercicio observamos numerosos micro cortes e imprecisiones que desvirtuaron en buena medida la información recabada. Tras un tiempo sufriendo esta eventualidad, decidimos detenernos y colocar ambos dispositivos en la misma muñeca. Con ello cesaron las incidencias:

Grafico entrenamiento 1

Primera prueba Garmin 910 XT + Mio LINK

Tras esta experiencia quisimos darle una nueva oportunidad a portar los dispositivos en distinta muñeca procediendo a colocar el sensor en la otra parte de la muñeca, pero obtuvimos resultados prácticamente similares (tanto colocando el sensor en el dorso de la muñeca, como en el lado opuesto se producen esporádicos micro cortes).

En los siguientes entrenamientos decidimos, ya sin dudarlo, portar ambos dispositivos en la misma muñeca durante todo el ejercicio. Aquí os mostramos un entrenamiento intenso y con acusado desnivel, realizado por la zona de Vall de Núria (track). Las lecturas arrojadas fueron bastante fiables (algunas de las caídas bruscas en el nivel de pulsaciones se corresponden con pequeñas paradas). En definitiva, nos parece que el funcionamiento, en líneas generales, ha sido más que aceptable:

Grafico entrenamiento 2

Garmin 910 XT + Mio LINK en la misma muñeca

Finalmente, nos quedaba por obtener los datos exactos de durabilidad de la batería utilizando la pulsera Mio LINK de modo ininterrumpido conectada mediante Ant+. Para ello, nada mejor que portarla durante la pasada edición del Ultra Sierra Nevada (track). Como se puede observar, la pulsera no consiguió mantenerse operativa durante las algo más de 12 horas que tardamos en completar la prueba. Concretamente su duración se quedó en 7h38m, a los que hay que sumar los aproximadamente 10 minutos que, con antelación al pistoletazo de salida, tuvimos activada la pulsera.

Grafico UTSN86k

Garmin 910 XT + Mio LINK en la misma muñeca. Lectura durante el Ultra Sierra Nevada

Al igual que sucedió en el entrenamiento previo, se produjeron ciertas subidas y bajadas abruptas de pulsaciones. Algunas de ellas se corresponden con paradas, más o menos prolongadas, aunque no todas estas variaciones acusadas se pueden atribuir a ello. En todo caso, la experiencia nos pareció muy satisfactoria, ya que en las numerosas ocasiones que procedimos a consultar la información durante la carrera, ésta nos resultó muy útil para mantener el ritmo adecuado.

Para finalizar, os mostramos las lecturas arrojadas por la pulsera Mio LINK conectada por Ant+ al Garmin 910 XT comparadas con los datos mostrados por el Mio ALPHA en la otra muñeca. Lo cierto es que nos ha sorprendido gratamente el resultado obtenido:

– Suunto Ambit 3 (conectividad Bluetooth Smart):

El Suunto Ambit 3 es de los pocos relojes GPS que, hasta la fecha, ofrece conectividad con los sensores a través de Bluetooth Smart. De todos modos, en un futuro próximo, a buen seguro, se incorporará en otros nuevos relojes de entrenamiento.

Tal como sucedió con el Garmin 910 XT, aquí el acoplamiento entre ambos dispositivos también se realizó con fluidez y sin experimentar la más mínima incidencia (ver vídeo).

Ambit3 y Mio LINK

Una vez hecho ésto procedimos con las siguientes pruebas:

Lo primero ha sido comprobar su funcionamiento portando el GPS en una muñeca y el Mio LINK en la otra. Queríamos saber si gracias a la conectividad Bluetooth Smart, la fiabilidad en la transmisión sería mayor. Lo cierto es que los resultados han sido sensiblemente mejores que con Ant+, pero, asimismo, hemos experimentado micro cortes:

Grafico entrenamiento 9

Suunto Ambit 3 + Mio LINK en la otra muñeca

A pesar de ello, no desistimos y decidimos hacer de nuevo la prueba con la pulsera Mio LINK colocada en la otra muñeca, pero con el sensor en la la otra parte (en la parte inferior de la muñeca). Aquí vimos que la pérdida de cobertura se resistía bastante más que con el reloj Garmin conectado por Ant +. Tan solo en situaciones muy extremas, la señal se puede terminar perdiendo. De todos modos, nos ha parecido la opción más cómoda y recomendable, especialmente para entrenamientos de asfalto, donde bracearemos de un modo normal en todo momento.

Grafico entrenamiento 3

Suunto Ambit 3 + Mio LINK en otra muñeca colocada al revés.

 

Finalmente y tal  como era de esperar, con ambos dispositivos en la misma muñeca, la ausencia de micro cortes ha sido total bajo cualquier circunstancia, aunque con el Suunto Ambit 3 nos ha gustado más la experiencia de portarlo en la otra muñeca, ya que la ubicación de los botones en éste, hace que la pulsera dificulte sensiblemente al acceso a aquellos situados en la parte izquierda del reloj (en caso de portarlo en la muñeca izquierda).

¿Y qué tal con el reloj Mio ALPHA?

El dispositivo Mio ALPHA, a diferencia del Mio LINK, dispone de pantalla, la cual nos ofrece determinada información de forma directa:

  • Hora.
  • Cronómetro.
  • Frecuencia cardíaca.

De todos modos, hemos de tener en cuenta de que el Mio ALPHA arroja datos, pero no almacena información alguna en su memoria (es mejor pensar en él como una banda de captación de pulsaciones con algunas pequeñas prestaciones añadidas).

Su funcionamiento es muy simple. A diferencia de la pulsera Mio LINK, desde el propio reloj podremos establecer el rango de pulsaciones mínimas y máximas entre las que nos queremos mantener durante el ejercicio y, una vez activado el cronómetro, nos informará acústicamente y mediante una luz Led si nos encontramos fuera del rango de pulsaciones establecido.

En el siguiente vídeo podréis comprobar sus distintas funcionalidades:

Las ventajas del Mio ALPHA son múltiples:

  • Se puede utilizar como reloj convencional, contando con una autonomía realmente grande. Lo hemos mantenido en modo reloj sin cargar durante semanas sin problema.
  • Puede servir como herramienta única de entrenamiento con monitorización de ritmo cardíaco si solo precisamos conocer los datos básicos (duración y pulsaciones) y no nos interesa guardar la información tras finalizar el ejercicio. *Aviso a corredores de ultra distancia: Un detalle a tener en cuenta es que su cronómetro se detiene tras alcanzar las 9 horas 59 minutos 59 segundos:

IMG_20140930_105339

  • Compatible con el uso en el agua. En su pantalla podremos saber las pulsaciones mientras estamos nadando sin incidencia alguna. (*Sobre el funcionamiento en el agua del Mio LINK y el Mio ALPHA hablaremos en el segundo capítulo de la presente prueba).

MioAlphaPiscina

  • Su autonomía en modo pulsómetro (con el sensor óptico activado) se prolonga mas allá de las 24 horas.

Aparte de su uso como dispositivo único, el Mio ALPHA ofrece conectividad Bluetooth Smart con otros dispositivos compatibles (relojes de entrenamiento y smartphones). En nuestro caso, hemos procedido a probarlo conectado con una de los pocos relojes de entrenamiento que, a día de hoy, incorporan esta tecnología para acoplarse con sensores. El Suunto Ambit 3.

– Suunto Ambit 3 (conectividad Bluetooth Smart):

El acoplamiento entre ambos se produjo con fluidez, tal como experimentamos con la pulsera Mio LINK y pronto quisimos saber si su rango de cobertura nos permitiría portar cada uno de los dispositivos en distinta muñeca.

En un principio la experiencia nos estaba pareciendo satisfactoria, hasta que, una vez mas, los pequeños cortes hicieron acto de presencia mientras corríamos, aunque en menor medida que con la Mio LINK, y que prácticamente no se reflejan en la gráfica:

Grafico entrenamiento 4

Suunto Ambit 3 + Mio ALPHA en distinta muñeca

Queriendo dar una explicación a este fenómeno, que se producía sin tener realmente alejados a ambos implicados, procedimos en parado a hacer movimientos que pudieran desembocar en la pérdida de cobertura, hasta que dimos con la clave. Tal como se puede apreciar en el siguiente vídeo, el hecho de tener ambos dispositivos con la esfera apuntando en direcciones opuestas y ligeramente separados del tronco, hace que la cobertura se pierda:

No es una postura habitual, pero corriendo por montaña, donde la brazada varía tanto, no es tan remoto que pueda acontecer.

De todos modos, con el Mio ALPHA queríamos dar con una solución satisfactoria sin tener que ajustarnos los dos relojes en la misma muñeca, dado que, aunque con la pulsera Mio LINK es realmente cómodo, no podemos decir lo mismo en el caso del Mio ALPHA.

Con este propósito decidimos colocarnos el reloj Mio ALPHA al revés (con el sensor de pulsaciones en la parte inferior de la muñeca). Lo cierto es que la experiencia resultó ser plenamente satisfactoria. La captación de pulsaciones no se vio afectada y no detectamos micro cortes en todos los entrenamientos que llevamos a cabo. Hemos de decir que la cobertura Bluetooth Smart ofrecida por el Mio ALPHA nos ha parecido netamente superior a la del Mio LINK.

Grafico entrenamiento 7

Finalmente, os queremos mostrar el retardo real existente entre la captación de las pulsaciones por parte del Mio ALPHA y su aparición en la pantalla del reloj GPS (en este caso el Suunto Ambit 3). Como podréis comprobar en el siguiente vídeo, este retardo es, en el peor de los casos, de apenas dos segundos:

Comparativa con cinta pectoral

A pesar de todas las pruebas realizadas, quedaba hacer “la prueba del algodón”, consistente en comparar los resultados arrojados por el sensor Mio y por una cinta pectoral durante la ejecución del mismo ejercicio. La prueba no deja lugar a dudas acerca Mio2de la fiabilidad del sistema si comparamos su precisión con la de una cinta pectoral. Los resultados obtenidos con el Suunto Ambit 3 conectado al Mio ALPHA y el Garmin 910 XT conectado a la cinta pectoral Premium de Garmin, indican que las variaciones en las lecturas han sido muy poco significativas (y tampoco podemos determinar cuál de los dos sistemas realmente se acerca más a la realidad). Tan solo hemos de reseñar que los primeros minutos de ejercicio, la cinta pectoral no hizo una lectura correcta (marcado en rojo), pero, una vez recuperó la normalidad, funcionó sin incidencias:

Suunto Ambit 3 + Mio ALPHA

Suunto Ambit 3 + Mio ALPHA

Garmin 910 XT + cinta pectoral (descontar error de lectura los primeros minutos)

Garmin 910 XT + cinta pectoral (descontar pequeño error de lectura los primeros minutos)

En resumen

esquemaUso

Duración de la batería

 Este aspecto marca una gran diferencia entre el Mio LINK y el Mio ALPHA. Mientras el primero se acercaba a las 8 horas de autonomía, en el caso del Mio ALPHA, su autonomía puede llegar a superar las 25 horas con el sensor operativo (detalle que nos ha llamado la atención, ya que la propia casa anuncia una autonomía de entre 8 y 10 horas). Al respecto hemos de aclarar que en la autonomía de ambos dispositivos no depende del hecho de estar acoplados a otro dispositivo o no. En ambos casos arrojaron datos de duración similares (incluso el Mio ALPHA rindió un poco más el día que procedimos a probarlo conectado al Suunto Ambit 3 que el día que comprobamos su autonomía sin realizar acoplamiento alguno).

  • Mio LINK
    • Conectado a Garmin 910 XT por Ant+: 7h 38m
    • Conectado a Suunto Ambit 3 por Bluetooth Smart: 8h 28m

Grafico entrenamiento 6

  • Mio ALPHA:
    • Uso autónomo: 24h 34 m
    • Conectado a Suunto Ambit 3 por Bluetooth Smart: 25h 03m

Grafico entrenamiento 5

Un detalle que nos ha llamado la atención es que, cuando el Mio ALPHA avisa de que la batería está a punto de agotarse, aun le quedan nada menos que unas tres/cuatro horas de funcionamiento con el sensor activado. También es interesante reseñar que cuando el Mio ALPHA ya no tiene suficiente batería como para gestionar el sensor óptico, el reloj no se apagará directamente, sino que pasará funcionar solo en modo reloj, donde aun nos obsequiará con un tiempo más que razonable de autonomía extra.

Nuestras conclusiones:

Tratando de responder a la pregunta lanzada en el nombre del presente artículo, creemos que, para muchos usuarios, el Mio LINK o el Mio ALPHA sí puede significar el adiós definitivo a la cinta pectoral, principalmente debido al grado de comodidad que otorga llevar una pulsera o un reloj, en detrimento de una cinta que, especialmente a las mujeres, resulta muy incómoda y que, no en pocas ocasiones, se habrá deslizado por nuestro tronco hasta terminar en la cintura.

MioLINKA su favor, hemos de tener en cuenta también su fiabilidad. Apenas hay diferencia respecto a utilizar una cinta pectoral. Tanto la cinta pectoral como los Mio tienen sus pequeños “lapsus”, en los que momentáneamente y de forma muy esporádica informan valores claramente incorrectos, con lo que en ambos casos podemos esperar un rendimiento similar. Por otra parte, los micro cortes que se pueden llegar a producir en la transmisión con los Mio, tal como hemos visto, tienen fácil y cómoda solución.

Respecto a la fiabilidad queremos argumentar también que procedimos a realizar una prueba de esfuerzo portando el reloj Mio ALPHA durante la ejecución de la misma. La diferencia de pulsaciones medidas entre los sensores del electro y los del Mio ALPHA tuvieron una discrepancia máxima de 5 pulsaciones, coincidiendo ambas lecturas durante buena parte del ejercicio (+/- 2 pulsaciones) y arrojando exactamente la misma cifra de pulsaciones máximas.

Finalmente, la posibilidad de utilizar el Mio ALPHA en natación es un punto positivo (sobre esto habrá más información en el próximo capítulo).

En su contra, pocos argumentos. Principalmente, la autonomía y la necesidad de tener que cargarlos periódicamente. El primer aspecto, en el caso del Mio LINK, la hace solo apta para carreras de duración inferior a las 8 horas. No es suficiente para acometer Ultra trails pero puede ser más que adecuado para buena parte de nuestros entrenamientos y competiciones más habituales. El Mio ALPHA puede llenar este vacío (gracias a su autonomía superior a las 25 horas con el sensor activado), aunque hemos de tener en cuenta que, a la hora de transmitir los datos, solo es compatible con relojes y smartphones que dispongan de tecnología Bluetooth Smart.

Otro detalle puede ser el ligero retardo en la transmisión, aunque es más que probable que las cintas pectorales experimenten retardos similares.

En fin, dentro del espectro de utilización expuesto en la presente prueba, a nosotros nos ha parecido una alternativa más que interesante al uso de la tradicional cinta pectoral. Veremos en los próximos capítulos cómo se desenvuelven en el entorno Mobile y dentro del agua 😉

Ir a Mio Link y Mio Alpha. ¿Adiós a la cinta pectoral? (II) >>

2 Comments

on “Mio LINK y Mio ALPHA. ¿Adiós a la cinta pectoral? (I)
2 Comments on “Mio LINK y Mio ALPHA. ¿Adiós a la cinta pectoral? (I)
  1. Me parece una estndeupa pe1gina y muy interesante para abrir negocio, pero tienes un punto negativo a su favor, escribir donde se pueden ubicar, direccionnnn, telefonos, para poder contactarlo lo mas pronto posible, veo que como yo, hay otras personas que le piden la informacion de como hacer para obtener el catalago y aun no tienen respuesta, busquen una link para bajar el catalago, o coloquen direccion y telefonos de donde estan ubicadossss, por favorrrrrrrrrr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *