HokaOneOne Huaka. ¿Road running con aptitudes trail?

Es innegable que ningún modelo de la marca fundada en 2009 por Jean-Luc Diard y Nicolás Mermoud pasa inadvertido. Los principios aplicados en su construcción han roto muchos paradigmas aplicados a las zapatillas de correr y eso se traduce en unos diseños que aúnan generosos volúmenes de media suela con uppers especialmente livianos y llamativos.

El modelo en cuestión objeto de nuestro análisis, la Huaka, es una zapatilla que es quizás de las más “recatadas” a la hora de evidenciar con toda su intensidad la tecnología desarrollada por HokaOneOne, pero ahí está.

Huaka1

De todos modos, ¿la Huaka no es un modelo catalogado por Hoka como de “Road Running”? ¿Qué hace siendo objeto de análisis en Trackintrails?

HokaOneOne Huaka de Sage Canaday tras la Transvulcania 2014

HokaOneOne Huaka de Sage Canaday tras la Transvulcania 2014

El motivo es simple. Con esta zapatilla el corredor Norteamericano Sage Canaday logró subirse al tercer escalón del podio de la Transvulcania 2014. Eso nos hizo pensar en que HokaOneOne disponía en su catálogo de un modelo destinado al asfalto que podía rendir óptimamente en montaña y no queríamos perder la oportunidad de comprobarlo.

Cuando las tuvimos en las manos por primera vez nos llamó la atención lo ligeras que son. 245 grs. reales en talla 9 USA, lo que para un modelo cuya media suela arroja un perfil de 25 mm en la parte delantera y 27 mm en el talón, es todo un logro.

Su drop, de apenas 2 mm se disfraza bajo este alto perfil, pero no hemos de llevarnos a engaños. Las Huaka incluyen el sistema Active Foot Frame desarrollado por HokaOneOne, gracias al cual el pie reposa cómodamente en un plano más bajo que la parte de la superficie de media suela que se observa desde el exterior. Con ello queremos decir que con este modelo iremos sumergidos dentro de la media suela y realmente no mucho más altos que con algunos otros modelos de zapatillas más convencionales de asfalto que también estén enfocados a ofrecer una buena amortiguación.

Huaka3

Todo esto lo advertimos nada más calzárnoslas. La esponjosidad de su amortiguación se hace patente desde el principio y hemos de reconocer que la sensación es agradable. Por su parte, el upper es fino, carente de costuras y liviano, lo que unido a una horma más bien ancha, hace que, aquellos corredores de pie más bien estrecho, no lleguemos al punto de sentir el pie realmente firmemente sujeto, por mucho que apretemos el sistema de atado rápido que equipa por defecto la zapatilla. La parte del toebox es en la que se hace más patente la anchura de su horma, siendo sin embargo algo más envolvente en la parte del empeine, gracias, en buena medida al sistema de horma en “K” que incorpora las Huaka y que está pensada para aumentar la estabilidad y el guiado de la pisada. A su vez, el puente es más bien alto, lo que contribuye a sentir la zapatilla algo más estable. De todos modos, aquellos corredores con arco muy bajo pueden sentirlo en demasía.

En marcha

La puesta de largo con las Huaka preferimos realizarla en el entorno para el que fueron realmente concebidas. Así que procedimos a completar con ellas varios entrenamientos de aproximadamente 10 kilómetros por asfalto rodando en ritmos cercanos a los 4 min./km. y algún que otro entrenamiento de series cortas, a fin de comprobar su idoneidad para rodar realmente rápido con ellas.

Huaka2

El sabor de boca que nos dejaron fue muy bueno. Ligereza y reactividad del compuesto R-MAT de su media suela han sido sus prestaciones más notables, sin dejar de lado, por supuesto, su capacidad de amortiguación, que, aparte de ofrecer un tacto agradable, no es, como parece a priori, un colchón de compresión interminable, sino que ofrece una atenuación del impacto óptima y agradable, pero que sabe en qué punto ha de mostrarse firme a fin de no penalizar en las prestaciones necesarias para poder rodar rápido con ellas. Por su parte, el upper ofrece sujeción suficiente, tanto en la parte delantera como en el empeine y talón como para rodar eficientemente por asfalto sin sentir la más mínima holgura.

Otra virtud que hemos de destacar es que su drop bajo, unido a la forma y flexibilidad de su media suela en las cuatro direcciones facilita la realización de una pisada natural sin mayor problema, incluso cuando el desnivel negativo es acusado.

Lo cierto es que en un uso puramente de asfalto no observamos la más mínima fisura en su comportamiento, más allá de la comodidad más

En la parte blanca de la suela es donde observamos el mayor desgaste

En la parte blanca de la suela es donde observamos el mayor desgaste

o menos mayor que se puede sentir en la zona del puente, lo que dependerá de la propia morfología del pie del corredor, y un desgaste quizás un poco mayor a lo esperado del compuesto de la suela que tiene los pequeños tacos de 2 mm (alojados en las zonas de color blanco).

En cualquier caso, nuestras conclusiones han sido muy positivas. Rodar con peso de voladora disfrutando de una capacidad de amortiguación tan alta, sin renunciar por ello a la reactividad necesaria, es todo un lujo.

De todos modos, en Trackintrails nos dedicamos a la prueba del material de trail running y de las Huaka teníamos la referencia de que podían funcionar como zapatillas de montaña, así que, cuando aun no habíamos completado 50 kilómetros con ellas, decidimos internarlas en “territorio salvaje” y comprobar qué tal se desenvolvían. Lo que también teníamos claro es que queríamos ser prudentes. Llevar directamente una zapatilla concebida a priori para el asfalto a zonas de alta montaña tampoco nos parecía lo más adecuado, así que, para su utilización en montaña elegimos el trazado del medio maratón de Collserola. Recorrido éste que puede catalogarse de “soft trail” salpicado con alguna pequeña zona un poco más técnica, pero nada reseñable.

El resultado de la experiencia lo podéis averiguar en el siguiente vídeo:

Tras esta toma de contacto con el terreno montañoso, decidimos realizar prácticamente todos los tests restantes hasta completar los 100 kms. sobre asfalto. Con ello queríamos verificar el desgaste de la suela tras utilizar las Huaka durante este número de kilómetros en un porcentaje de 25 % soft trail / 75 % road running. El resultado se puede apreciar en las siguientes imágenes:

Huaka6

Tras 100k de uso (25% soft trail / 75% asfalto)

Es evidente el desgaste de la superficie de la suela de color blanco que dispone de los tacos con la forma del logo de la marca. Sin embargo, y en contra de lo que pronosticábamos, la otra zona de la suela (de R-MAT) ha ofrecido una asombrosa resistencia al desgaste. Por su parte, tanto el acolchado del talón como la estructura del upper se conservaban como el primer día.

Durante las siguientes pruebas verificamos que tanto una parte de la suela como la otra seguían ofreciendo buenas cualidades en cuanto a agarre y tracción. Ambos compuestos son bastante solventes en este aspecto (aunque el R-MAT se ha mostrado superior) y nuestro grado de confianza en asfalto, tanto seco como mojado, así como en las superficies propias del terreno de montaña, se mantenía en buenos niveles. Otro factor que contribuye a ello, aparte del compuesto de la suela y su diseño, es el hecho de que con las Huaka siempre hay una generosa superficie de la suela en contacto con el terreno en el momento del impacto, lo que coadyuva a conseguir mejor agarre y tracción en la mayoría de las situaciones.

HokaOneOneHuaka1Cuanto más usábamos las Huaka más posibilidades les veíamos. Su ligereza y bajo drop nos animó incluso a utilizarlas en nuestras rutinas de series de velocidad en pista. No es que sean la opción más adecuada, pero su ligereza y alto grado de reactividad unidos a su bajo drop mitigan en mayor medida de lo que uno puede pensar sus carencias en cuanto a características puras de una zapatilla destinada a estos exigentes entrenamientos. Sin duda, la polivalencia que estábamos experimentando con las Huaka nos estaba asombrando.

Con un uso 15% soft trail y 85% asfalto completamos los siguientes 100k. Tras este uso, la suela de la parte desprovista del compuesto R-MAT muestra un desgaste evidente. Sin embargo, la suela R-MAT “tira del carro” como una campeona ya que, aparte de haberse desgastado menos que el otro compuesto, mantiene un nivel de agarre y, sobre todo, de reactividad y amortiguación en la media suela altísimo. Diríamos que no han perdido un ápice de ambas prestaciones, lo cual comienza a parecernos una característica destacable.

Una vez completados unos 250 kilómetros con las Huaka, decidimos aumentar el uso fuera del asfalto y, no precisamente limitar su uso a zonas de “soft trail”. Quisimos dar un paso más y, a pesar del deterioro de la parte “no R-MAT” de la suela, no nos queríamos quedar sin saber hasta qué punto se podía llegar con ellas.

Así que las sometimos a unas condiciones en las que el barro, Huaka100la roca mojada, las piedras sueltas y las raíces abundaban, así como zonas de pendiente respetable que pondrían también a prueba la sujeción del upper.

Como cabría esperar, el agarre en barro y en tierra suelta se ha mostrado bastante justito. La práctica ausencia de tacos hace inevitable que sus prestaciones no estén a la altura de lo que se demanda en una zapatilla de trail. Sin embargo, en roca mojada, la experiencia nos sorprendió gratamente. Tras analizar en profundidad el comportamiento de la zapatilla en esta superficie, concluimos que sus solventes prestaciones en este terreno se deben, sin duda, al compuesto R-MAT. A pesar de que la zona taqueada (ya prácticamente lisa) no ofrecía un agarre y, sobre todo, tracción aceptable, la parte R-MAT en contacto con el terreno compensaba esta carencia con creces, con lo que nos permitía progresar con un grado de confianza elevado a pesar de  que la suela taqueada no estuvera para muchos trotes.

Huaka200

De todos modos, las mayores virtudes fueron el poder disfrutar de la misma amortiguación y protección de la fascia que el primer día y contar con una reactividad muy elevada, con la que, cuando la tecnicidad y exigencia del terreno nos daba una tregua, las Huaka nos permitían reanudar de nuevo un ritmo realmente rápido con relativo poco esfuerzo. En esto último queremos poner un especial énfasis, ya que es una prestación que tiene un gran valor y en las HokaOneOne Huaka se percibe con mucha claridad.

En cuanto a la resistencia del tejido del upper, teniendo en cuenta que es una zapatilla de asfalto (donde no se requiere una especial protección) y que éste es extremadamente fino (y su plástico termosellado de refuerzo también), hemos de decir que hemos tenido la suerte de no sufrir ninguna rotura ni desgarro. Ello no quiere decir que si tenemos la mala fortuna de rozar con contundencia con alguna zona especialmente abrasiva o en la que se pueda enganchar, éste no termine cediendo. En todo caso, hemos de destacar la fantástica gestión de la humedad que realiza. Es un upper con un grado de transpirabilidad encomiable pero que, a su vez, ofrece cierta resistencia a que el agua penetre en el interior de la zapatilla. Lógicamente, en caso de pisar un charco profundo entrará sin oposición. Sin embargo, hemos realizado entrenamientos de varias horas bajo una lluvia fina y nos hemos asombrado al terminar el ejercicio con los pies secos.

Huaka3004

El plástico termosellado del upper tiende a despegarse.

Huaka102

Cordón deshilachado

Con la acumulación de rodajes en terreno propio del trail, aparte del desgaste que sufrieron los tacos de la suela y el despegue del termosellado de la parte interior del upper, otro de los elementos que comenzó a dar síntomas de fatiga fueron los cordones. Aparte de que el sistema de atado rápido no se mostró 100% infalible a destensarse levemente tras someterlo durante un tiempo prolongado a las exigentes presiones que ha de soportar cuando se corre por terreno irregular (y especialmente con desniveles acusados), el propio cordón se comenzó a deshilachar de un modo preocupante en la zona donde precisamente queda sujeto por la pinza al apretarlos.

El upper es un tanto justo en sujeción

El upper es un tanto justo en sujeción

Lo cierto es que fue la mejor excusa para proceder a su reemplazo por los cordones convencionales que HokaOneOne también nos facilita al adquirir las zapatillas.  No hemos de negar que estábamos deseosos de comprobar si con esto nuevos cordones, significativamente más gruesos y con los que tendríamos oportunidad de aprovechar el último agujero de las Huaka, mejoraría el ajuste y, sobre todo, la sujeción del upper en la zona del empeine. Al respecto hemos de decir que, unque la sujeción de la estructura del talón sí es muy correcta para un uso “off road”, no hemos podido decir lo mismo de la zona del empeine, donde siempre hemos echado de menos (solo fuera del asfalto) un poco más de contundencia a la hora de mantener nuestro pie firmemente sujeto dentro de la zapatilla, sobre todo en las zonas de descenso con fuerte inclinación, donde el pie, si éste no es de una horma más bien ancha, tiende a resbalar ligeramente hacia delante.

Con cerca de 300 kilómetros acumulados, decidimos realizar las últimas pruebas con los cordones de reemplazo.

Huaka3000

Lo primero que hemos de decir es que, aun decidiendo utilizar el último agujero, la longitud de los cordones Huaka3001resulta suficiente para poder realizar dos nudos con comodidad. Solo se podrá quedar un tanto justa si tenemos un pie con una horma excepcionalmente ancha. Por otra parte, es obvio que el propio tensado de los cordones no resulta tan rápido como con el sistema instalado de serie. Nos llevará un poco de tiempo dar con el punto de ajuste óptimo si no eliminamos las cintas elásticas fijadoras del sistema de atado rápido, ya que éstas interfieren un poco en la maniobra. Nosotros hemos procedido a cortarlas también, ya que con los cordones convencionales no aportan gran cosa y realmente dificultan el atado.

Huaka3002Una vez en marcha, hemos de decir que en asfalto no hemos notado grandes cambios con respecto a utilizar el sistema de atado rápido. Sin embargo, en montaña, hemos percibido una mejora. Ésta no es otra que la de asegurarnos de que el ajuste se mantendrá uniforme durante todo el entrenamiento/competición, por mucho que hayamos abusado del terreno irregular y los grandes desniveles. A esta gran ventaja hay que añadirle una pega que hemos encontrado en caso de utilizar el último agujero. Aunque la fina lengüeta de las Huaka siempre nos ha parecido suficiente para aislarnos de clavarnos los cordones, sí notaremos como el tramo de cordón pasado por el último agujero se notará en demasía en la parte alta de nuestro empeine, lo que nos obligará a no tensarlo con contundencia para no hacernos daño en tramos largos de descenso pronunciado.

En fin, con aproximadamente 350 kilómetros rodados por los más variados terrenos y sin que la media suela haya perdido un ápice de sus brillantes propiedades, concluimos que las HokaOneOne Huaka son un gran producto. En asfalto han demostrado que un alto perfil de media suela no está reñido con unas prestaciones competitivas de alto nivel. En montaña que, aun siendo una zapatilla de “Road running” pueden dar mucha guerra, especialmente en carreras de larga distancia donde la tecnicidad del terreno sea moderadamente baja.

Suela de las HokaOneOne Huaka con aprox. 350k.

Suela de las HokaOneOne Huaka con aprox. 350k.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *